Te vamos a explicar el funcionamiento y las características de los Impuestos de Sociedades en España. Para ser más concretos vamos a explicar como funciona este impuesto, quien lo debe pagar y cuando, cuánto es el impuesto de sociedades en 2020 y que tipos existen.

¿Qué es el Impuesto sobre Sociedades?

El impuesto de sociedades es un tributo que grava la renta generada por las empresas y demás personas jurídicas. 

Los Impuestos de Sociedades (también llamado IS) es un tributo que grava la renta generada por las empresas y demás personas jurídicas. Se trata de un impuesto gravamen que se aplica a los beneficios que han obtenido sociedades y entidades jurídicas.

¿Cuánto es el Impuesto de Sociedades en España?

Para responder a esta pregunta debemos hablar del tipo impositivo. Por tipo impositivo entendemos el porcentaje que debemos aplicar a nuestro resultado contable. En el impuesto de sociedades será del 25% sobre los beneficios conseguidos.

Esto quiere decir, que de mi cuenta contable 129 de pérdidas y ganancias deberé aplicarle un 25%  y de ahí obtendré el resultado del impuesto. Podríamos pensar que ya está resuelto el tema del impuesto pero, nada más lejos. El impuesto de sociedades presenta una estructura fija que debemos seguir para obtener el resultado final. El tipo impositivo no es más que una de esas estructuras.

¿Cómo se Calculan los Impuestos de Sociedades en España?

Para poder entender bien el impuesto de sociedades debemos conocer dos conceptos: resultado contable y resultado fiscal. Pues bien, el impuesto de sociedades se calcula en base al resultado fiscal.

La diferencia radica en que en nuestra contabilidad, que realizamos y cerramos anualmente, debemos hacer los asientos contables de todos los hechos sucedidos en la empresa, ahora bien, ¿qué sucede cuando un hecho recogido en nuestra contabilidad no  puede aplicársele al impuesto por que la legislación así lo estima? Debemos hacer una serie de correcciones sobre la contabilidad para elaborar el resultado fiscal. Pongamos un ejemplo:

Tenemos una empresa dedicada a la hostelería. En verano tuvimos una inspección sanitaria que nos supuso una multa por incumplir ciertas normas. La multa ascendió a 1000 euros. Y nosotros recogimos en nuestra contabilidad el pago de esa multa. Pues bien, la legislación no nos permite considerar eso una pérdida de dinero (que en realidad si lo fue) a efectos del impuesto. Por tanto no podemos tener en cuenta esa multa como algo que nos desgrave pero que si aparece en nuestra contabilidad. Por consiguiente nuestra contabilidad debe ser ajustada para presentar el impuesto.

Impuestos de sociedades en España

La Estructura de los Impuestos de Sociedades

  1. Resultado Contable
    • (+/- ajustes extracontables)
  2. Base Imponible Previa
    • (-reducciones)
    • (-compensaciones de bases negativas previas)
  3. Base Imponible
    • Tipo de gravamen
  4. Cuota Integra
    • (- deducciones y bonificaciones)
  5. Cuota líquida
    • (-retenciones e ingresos a cuenta)
  6. Cuota diferencial
    • Positiva o negativa

A continuación explicamos cada paso de esta estructura de los Impuestos de Sociedades en España:

Resultado contable.

A final de año debemos cerrar el ejercicio contablemente. En la cuenta 129 denominada pérdidas y ganancias tendremos el importe del beneficio anual. A esta cantidad debemos sumarle o restarle los ajustes extracontables.

Los ajustes extracontables pueden ser permanentes (si solo afectan a este año) o temporales (si el ajuste va más allá de un año de manera que haya de tenerse en cuenta en futuros impuestos de sociedades).

Un ejemplo de un ajuste extracontable permanente seria el anterior, una multa que no podemos meter en el impuesto, o por ejemplo un premio de lotería.

Un ejemplo de un ajuste extracontable temporal sería una amortización. Compramos un coche para reparto en la empresa. Lo estamos amortizando a 10 años pero la legislación fiscal nos dice que la amortización debe ser a 8 años. Lo que amortizamos cada año va a ser diferente.

Cuando al resultado contable le añadimos los importes de los ajustes extracontables tenemos la base imponible previa.

Base Imponible Previa

Hay ciertas situaciones que dan lugar a reducciones de la base imponible. Por ejemplo, tenemos la patente de un determinado producto y otra empresa nos paga por hacer uso de ese conocimiento. Ese importe podemos deducirlo a la base imponible para disminuir su importe.

Base imponible negativa de ejercicios anteriores. El impuesto de sociedades del año anterior  se restara a la base imponible previa.

Tipo de Gravamen

Al resultado de la base imponible previa le aplicamos el 25% y obtendremos la cuota íntegra.

Cuota íntegra. Deducciones y bonificaciones

Deducciones. Las deducciones son muy ventajosas para disminuir el impuesto. Existen diferentes deducciones que incentivan su aplicación como puede ser, una deducción por fomentar el empleo y contratar a empleados con discapacidad, en riesgo de exclusión, la inversión en I+D…..

Bonificaciones. Las bonificaciones pretenden compensar ciertos efectos negativos existentes. Por ejemplo una empresa ubicada en Ceuta y Melilla tiene bonificaciones que podrá aplicar al impuesto por la desventaja de competitividad con una empresa situada por ejemplo en Madrid.

Después de aplicar las bonificaciones y las deducciones a la cuota íntegra tendremos la cuota líquida.

Cuota Líquida

A la cuota líquida le restaremos las retenciones y los pagos a cuenta que la empresa ha venido realizando por ejemplo en concepto de IRPF de los empleados…

Cuota Diferencial

Esta cifra es el resultado de nuestro impuesto de sociedades.

Desde Mcle Asesores tramitamos todo tipo de gestiones para Sociedades. Si necesitas ayuda o quieres cambiar de gestoría no dudes en contactarnos.

Deja un comentario

×